El Jardín Indiano

El blog de los comuneros indianos en «El Correo de las Indias»

Grupo de Cooperativas de las Indias

Por qué la izquierda europea está en un callejón sin salida y cómo salir de él

La izquierda social en toda Europa está en un callejón sin salida: elegir entre desempleo y precarización, entre pobreza y desigualdad. Tenemos que entender por qué y sobre todo cómo romper este nudo gordiano.

Libros gratis de las Indias

sindicatos francia
Las movilizaciones masivas en Francia contra la «Ley del trabajo» demuestran la profunda frustración de una gran parte de la población que no quiere aceptar la lógica de un sistema que obliga a elegir entre precarización y desempleo, entre pobreza y desigualdad. La izquierda social parece en un callejón sin salida. En el viejo mundo, el principal mecanismo redistributivo era la negociación salarial, que traducía los aumentos de productividad industrial en mejoras del nivel de vida y reducciones de jornada laboral. Hoy a consecuencia de transformaciones de fondo en el capitalismo tenemos una economía financiarizada: la mayor parte de los incrementos de la productividad se realizan en un sector financiero sobreescalado que concentra en sí los problemas de fondo de la larga crisis que vivimos.

productividad vs salarios ukEn ese marco los sindicatos, incapaces de adaptarse, se han tornado irrelevantes desde el punto de vista de la redistribución. La consecuencia ha sido una mezcla de desempleo, precarización masiva, uso extensivo del trabajo -aumento de la jornada real, bajada de salarios/hora, etc.-, un incremento sostenido de la desigualdad… y un mercado estancado donde la economía productiva tradicional tiene siempre más incentivos a pasar a utilizar la fuerza de trabajo extensivamente que a incorporar nuevas tecnologías o desarrollar innovaciones.

Los intentos de trasladar al estado la función redistributiva de la negociación salarial a través de nuevas instituciones como la propuesta «renta básica universal», son contraproducentes pues fácilmente aumentan la desigualdad y fomentan el nacionalismo xenófobo.

Buscando una alternativa de largo recorrido

germinalHistóricamente los sindicatos nacieron como mutualidades. El «siniestro» del que protegían a sus miembros era el conflicto con los directores y propietarios de la empresa; su fondo era la «caja de resistencia» que se distribuía en caso de huelga entre las familias sindicadas permitiendo que los trabajadores aguantaran largos pulsos sosteniendo sus reivindicaciones.

La lógica original del sindicato implicaba dos cosas que ya no existen más que puntualmente: grandes concentraciones de trabajadores en una misma empresa y continuidad de estos el puesto de trabajo a lo largo de la vida, dentro de la empresa o cuando menos, dentro del sector industrial. Estas dos condiciones permitían que pequeñas cantidades del salario, recogidas a lo largo de largos periodos de tiempo, constituyeran grandes fondos que, utilizados estratégicamente -seleccionando en qué empresas concretas y por cuánto tiempo se hacía huelga- movían a la industria hacia un reparto de las mejoras de la productividad más equilibrado entre capital y trabajo -mejores salarios, jornadas menores, etc.- que en el tiempo, impulsando en colaboración con el estado sistemas de Seguridad Social, produjeron y sostuvieron el sistema democrático más igualitario que existió nunca.

Las dos claves

La cuestión es que hoy los trabajos son más o menos temporales y sobre todo la escala de las empresas se ha reducido drásticamente, así que el modelo sindical ya no va a funcionar más. Y la alternativa de una izquierda exclusivamente política, separada del mundo del trabajo y reducida en su capacidad redistributiva a la influencia en el estado, tampoco parece que vaya a llevarnos muy lejos. En un contexto así las dos preguntas clave son:

  1. ¿Qué tipo de mutualización puede distribuir hoy de manera efectiva la renta?
  2. ¿Como mutualizar a un «precariado» cada vez más masivo?

financiarización eeuuLa primera pregunta es la más difícil: porque los incrementos de productividad se deben cada vez más al capital y no al trabajo, por lo tanto la única forma de redistribuir y generar igualdad es «laboralizar» el capital al tiempo que se genera trabajo.

Afortunadamente la reducción de escalas óptimas de producción juega a nuestro favor: mientras un puesto de trabajo temporal no cualificado en un plan de empleo público como el «Plan E», viene a «costar» más de 1 millón de euros, en la Economía Directa un puesto de trabajo, con mayor preparación, rara vez supera los 60.000€ de capital necesario y tiene un 40% de probabilidad de convertirse en permanente (>3 años).

Las escasas dimensiones del capital necesario permiten pensar además en lo que en los orígenes del comunitarismo se llamaba «asociación de capital y trabajo» y que hoy llamamos simplemente «cooperativa de trabajo» como forma «natural» para esta «laborización» del capital hacia la que las nuevas formas mutuales deberían apuntar.

Desde esta perspectiva, la segunda pregunta se responde con mayor facilidad. ¿Contra qué riesgo se aseguraría ahora el precario? Contra el paro de larga duración. Pagando una cuota durante los periodos en los que alterna trabajo y prestación por desempleo, tendría derecho a recibir formación y entrar en un equipo de pre-cooperativistas antes de llegar al pozo negro del paro indefinido. Si finalmente el equipo llega a un proyecto viable, recibiría como cooperativa el capital del fondo mutual para dar el salto al mercado.

¿Cómo llegar hasta ahí?

taller makerUn modelo mutual post-sindical como el descrito a grandes trazos en los párrafos anteriores, sería la base de una filé como las que defienden la P2P Foundation o los nuevos mutalistas americanos. Un sistema así no requiere grandes escalas, pero si partir de una base sólida y un tipo de activista especial. Algo así como una militancia productiva muy diferente tanto de la lógica de la adhesión a la que se ha reducido la participación política partidiaria como de la actitud del gestor-reivindicativo que requerían los sindicatos.

Los indianos pensamos que esa base requiere núcleos comunitarios y cooperativos fuertes y autosostenidos en el mercado. Todo movimiento mutual es por definición voluntario, lejos de imponerse a los demás aumentando las fracturas sociales, persigue transformar la realidad a través de la cooperación, la asociación y el ejemplo. Esa es la apuesta del Manifiesto Comunero. El primer paso. Te invitamos a darlo, a contactar con nosotros y ponernos a trabajar para, de verdad, cambiar la sociedad en la que vivimos.

«Por qué la izquierda europea está en un callejón sin salida y cómo salir de él» recibió 21 desde que se publicó el Miércoles 29 de junio de 2016 dentro de la serie «» . Si te ha gustado este post quizá te gusten otros posts escritos por David de Ugarte.

Comentarios recibidos en este post y unidos a la discusión global de todos a través de la Matriz, nuestro espacio conversacional.

  1. Los indianos dice:

    Por qué la izquierda europea está en un callejón sin salida y cómo salir de él https://lasindias.com/post-laborismo La izquierda social en toda Europa está en un callejón sin salida: elegir entre desempleo y precarización, entre pobreza y desigualdad. Tenemos que entender por qué y sobre todo cómo romper este nudo gordiano.

  2. jordila dice:

    @lasindias un@s habéis llegado a conformar una praxis de lo enunciado. ¿Aportando respuestas a preguntas que much@s nos hacemos ? 

    Otr@s , en nuestras búsquedas, hemos llegado a compartir una perspectiva similar, por experimentación… otr@s por necesidad … por una mezcla de ambas, probablemente.

    Atractiva la actualización  de ideas como # y # … fuentes de las que bebemos much@s … y en las que otr@s nos precedieron hace muucho tiempo ya… antes de la(s) larga noche(s) y fragmentacion(es)  de las que aún nos estamos recuperando…¿lograremos que (aparcados a un lado) nuestros egos , máscaras y banderas no interfieran ni el amplio denominador común esta vez ?   ¿ Está el reto en hacer # ( parafraseando a nuestra querida Margarita Padilla ), una y otra vez buscando consensos por proyecto … de tal modo que todo sume ?  De nuevo, que pasito a paso, hombro con hombro, teclado con teclado ¿ … salgamos de nuestras zonas de confort respectivas ?

     Ahí es nada. https://lamatriz.org/attachment/179193

    ¿ Ahí es todo ?

  3. @david Yo lo veo clarísimo aunque me cuesta hacerme a la idea de las escalas y los cálculos ¿algún experto en actuariales en la sala? Pero lo que sí me parece claro y esencial es la necesidad de reforzar nuestro núcleo comunitario aquí y ahora justamente para empezar cuanto antes.

  4. gabriel dice:

    @lasindias lejos de ser especialista, pero ¿Como seria un gobierno de izquierda si los paises de la union han renunciado tener politicas monetarias propias?

  5. @gabriel No creo que vayamos a ver gobiernos capaces de hacer políticas monetarias keynesianas. De hecho no creo que nos espere otra cosa que sucesivos jaques al sistema de seguridad social y la corroboración de que las políticas fiscales sirven para poco hoy en día a la hora de enfrentar la desigualdad. Todo lo que no construyamos por nosotros mismos, todo lo que dependa del estado o aspire a no se sabe qué «asalto a los cielos» se va a ver en jaque.

    Por eso toda esta reflexión va de ponernos a trabajar y prepararnos, aquí y ahora, para tener una seguridad social autónoma (y transnacional) cuando el estado se haya retirado, no de ganar elecciones o hacer partidos. No crees que se perdió ya demasiado tiempo desde que estalló la crisis hasta ahora?

  6. @maria hay sin duda una parte técnica: puro cálculo de riesgos, buena delimitación de condiciones para que sea claro y transparente, incluso un cálculo de los excesos o errores que se pueden asumir. Es decir tenemos que meternos en una parte actuarial para hacerlo «bien» y sostenible y en una parte «fintech» para hacerlo transparente, claro e indiscutible para todos. Todo esto no me preocupa… si llega a su debido tiempo.

    Porque llevas razón: aunque la escala no ha de ser necesariamente grande y si hacemos de esto una fintech comunitaria podemos dar herramientas para hacerlo al mismo tiempo muy fácilmente replicable y muy flexible en escala, hay que partir con una base sólida y totalmente mutualizada para que pueda asumir, en el primer momento, cuando los riesgos no puedan acotarse tan bien como ocurrirá en el tiempo, posibles infravaloraciones del riesgo. 

    Esa mutualidad total no es más que lo que son @lasindias aunque diría que a día de hoy no somos más que un buen comienzo, porque necesitamos que sea aun más robusta y mayor en número: vamos  a necesitar algunos más de los que somos dedicados solo a esto con toda la cabeza y todo el corazón y para sentirnos seguros vamos a necesitar aun más base de ingresos propios. En fin lo dicho: Indias –> Mutualidad –> Filé

  7. gabriel dice:

    @david Totalmente de acuerdo, las opciones debemos construirlas desde abajo, en 2008? era inminente la caída del capitalismo y ya ves, goza de la misma pésima pero durable salud.
    Las políticas keynesianas, como mucho dan un marco mas tranquilo para avanzar en la construcción, peeeero, parece que somos hijos del rigor, decía mi abuela

  8. @gabriel jajaja! Totalmente de acuerdo contigo: las políticas keynesianas son en general más deseables. Otra cosa es que sean siquiera posibles: mira el Banco Central Europeo, no hay manera… ya ni con «helicopter money». La máquina de la política monetaria está rota porque el sistema financiero se ha ido definitivamente de madre, se ha sobreescalado más allá de lo imaginable y no hay banco central capaz de reencauzarlo.

    No creo que el capitalismo esté o haya estado nunca en «inminente caída». El problema es que a día de hoy lucha por castrar las consecuencias de la propia productividad que ha desatado (y vive dios que lo consigue) con resultados socialmente desastrosos.

    ¿Leíste el Manifiesto Comunero? Creo que te sería interesante la parte sobre la crisis de las escalas https://lasindias.com/manifiesto-comunero

    Y sí, exáctamente, se trata de reconstruir el tejido productivo y disfrutar de los destellos de abundancia que la tecnología permite… ese es el sentido de esta propuesta… por supuesto a nuestra escala, que no se trata de decirles a los demás lo que tienen que hacer ni esperar que un gobierno o un mecenas lo haga por nosotros, sino ponernos manos a la obra, en nuestro entorno y ganar toda la autonomía posible produciendo, saliendo al mercado y mutualizando lo más posible los riesgos.

  9. Ester dice:

    @david a mí me pasa un poco como a @maria me falta imaginarme númerosy escalas, pero si primero se trata de hacer núcleos fuertes, con dos ojos, para luego conectarlos, nosotros pasito a pasito también estamos en ello 🙂 cc @gabriel

  10. gabriel dice:

    @ester @david @maria Buen dia, por ahi creo que va, hace unos años se criticaba las inciativas municipalistas porque no tenian vision de proyecto nacional, hablo de argentina, pero las experincias que aqui surgieron en los 2000, al explotar la crisis, son ejemplos concretos y a la vez semillas de construcciones mayores, a mi me toca estar en contexto de campesinos indigenas, y nos encontramos en la critica  la las visiones de desarrollo capitalista, en los valores de la economia solidaria

  11. @ester @maria  Por cierto que esto evoca la lógica democrática griega, en la que las filés (las comunidades económicas básicas que componían el demos) estaban divididas en fratrias

  12. Ester dice:

    @david @maria qué chulo! Tenéis algún post sobre esto? ¿Dónde puedo leer más? 🙂

  13. @ester @maria mmmm algo publicamos creo que en https://lasindias.com/indianopedia/demos pero la fratria histórica griega es «ese gran desconocido» de la democracia original. Hay quien te dice que eran literalmente grupos de hermanos y primos, algo así como las pandillas adolescentes evolucionadas y otros que eran una especie de grupos de afinidad. Lo hermoso es que en cualquier caso eran comunidades reales ligadas por afectos y afinidades, algo así como el átomo de la filé, su componente básico. El demos era así en realidad un amalgamiento político de filés y las filés confederaciones económicas de unidades de relación interpersonal. Es el camino lógico para fundar/organizar una sociedad si lo piensas: comunidades reales basadas en lo interpersonal y la afinidad, sobre esa capa lo económico y sobre lo económico, lo político.

  14. Odín dice:

    @david @maria @ester

    interpersonal y afinidad > lo económico > lo político
    interpersonal y afinidad > lo político > lo económico

    Curioso: que de una variación tan sencilla se sigan modos realistas de hacer mundo y que generen mundos tan distintos.

  15. Ester dice:

    @odin @maria @david acabamos de ver la tercera temporada de Black Sails y no puedo evitar ver la relación con las tripulaciones, se llaman hermanos entre ellos y empiezan por lo económico. El sistema que buscan Vane, Bones y Flint quizá tenga que ver con la primera tríada. En cambio desde Inglaterra, con los gobernadores, proponen la segunda.

  16. Odín dice:

    @ester @maria @david Nice catch 😉 La cosa tiene algo de eso que decía Nietszche sobre estudiar medicina: que le pone a uno los pies en el suelo. Si un grupo de gente con esas afinidades basales se cultiva primero en vivir con los pies en tierra (hacer, lo económico) en lugar de flotar un palmo por encima («pensar-degenerado-en-divagar», lo político) el resultado es más humanamente material.
    Del otro modo la abstracción ha tenido mucha más parte cuando el grupo se organoza hacia lo económico. Dicho de modo grueso: llegar al desarollo de lo político con las cosas claras sobre las necesidades que nos hacen humanos a todos, te pone difícil llegar a concluciones del tipo sobran mil quinientos millones de bocas por aquí y otros dos mil por allá.
    Eso no quiere decir que quien acctúe primero con los pies en el suelo acabe como modelo de dadivosidad, pero las expresiones de su egoísmo (incluso si llegan a acercarse a ese egoísmo randiano marginante y clasista) serán mucho menos perniciosas para otros.

  17. jordila dice:

    @lasindias … de nuevo, me veo interpelado, @odin . Siempre he tenido tendencia a … vivir alejado del suelo. Aún me sorprendo de vez en cuando… en ¿ vuelo rasante? .  https://lamatriz.org/attachment/221453 Me vienen a la cabeza los versos :

    “Desnudarte, emperador.
    También cuando yo sea parte de tus ropajes
    o uno de tus miembros.
    Desnudarte, emperador”

    .- Ana Pérez Cañamares ( “Economía de guerra” )

    @dbelser 

  18. Odín dice:

    @jordila @lasindias @dbelser No todo el mundo crece con pies como garras de dragón, que dan buena pisada… Pero el equilibrio y lo de «despacio y buena letra» no tiene nada de genético: se puede aprender.

Pingbacks recibidos desde éste y otros blogs

  1. […] es un aporte, modesto en cifras y capacidades económicas, para colocar algunos cimientos de ese «post-laborismo»: estructuras cooperativas y comunitarias de producción [[economía directa|de alta productividad […]

  2. […] vienen a la cabeza dos ideas fuerza: la primera la construcción de un post-laborismo, entendido como una apuesta por crear, aquí y ahora, sin esperar a la intervención estatal, […]

Deja un comentario

El Correo de las Indias es el blog colectivo de los indianos
F-83409656 (Sociedad de las Indias Electrónicas S. Coop.)
F-85220861 (El Arte de las Cosas S.Coop.)
G-84082569 (Las Indias Club)